sábado, 9 de abril de 2011

Posdata #2

Esa noche la mujer que daba los horóscopos de madrugada le confesó que era una semana de suerte para ella, de cambios, de esperanzas. Iba a recibir pequeñas señales que traerían algo maravilloso, iba a ser pura energía. ¡Qué ironía! Tenía que tomar una decisión y aquella mujer le decía que iba a ser pura energía... Pero, ¿de qué le servía esa energía si lo iba a perder todo?

Aquella mañana su amigo Rober le había llamado para contarle las últimas novedades. Como cada viernes, él la llamaba para explicarle los chismorreos de la oficina. Aunque, mientras miles de ondas sonoras se proyectaban por el auricular de su teléfono de última generación, ella no prestaba atención. Sus ojos estaban clavados en la pantalla del ordenador, en su bandeja de correo entrante. Entre cientos de mensajes basura, notificaciones sin sustancia y publicidades engañosas, hubo uno, solo uno de esos mensajes, que le llamó la atención.

Era ÉL.



Lee el "capítulo" anterior de...
Posdata #1

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...