jueves, 3 de marzo de 2011

¿Quedarse dormid@?... relajarse o morir!

Reconozco que tengo el sueño fácil... eso es una ventaja porque conozco gente que no se duerme ni a la de tres. Pero cuando he llegado a dormirme en lugares poco corrientes. Dejo de lado lo de quedarse dormido en el transporte público (metro, autobús...) porque es un clásico. Siempre he aprovechado bien mis trayectos a la universidad o al trabajo... jeje.

Lo que ya no resulta tan normal es quedarse dormida mientras te hacen una resonancia magnética.. Primero que es un cubículo estrecho, que te ponen una escafandra y unos auriculares horrendos e incomodísimos; segundo, porque hay un ruido terrible..... Pero lo de quedarme dormida fue una realidad que pasó hace unos cuantos años. ¿Cómo sucedió? No tengo ni idea pero perdí la noción del tiempo y ya no recuerdo más.

Algo así me sucedió el otro día... en una sesión de presoterapia. Yo estaba tumbada en una camilla con unos pantalones hasta la cintura que se iban hinchando acompasadamente como si miles de manos te estuviesen masajeando... Iba pensando en mis cosas y de pronto.... noto que todo se deshincha... ¿Se ha terminado ya? No es posible que 20 minutos pasaran tan rápido. Y claro, como si de una siesta se tratara, noté esa sensación de quién se despierta de un sueño placentero, de una siestecita rápida de esas que sientan tan bien.

No sé si volveré a quedarme dormida en algún otro lugar inusitado pero no puedo negar que me gusta dormir, y mucho. ¿A vosotr@s os ha pasado?? ¿Dónde?

Un saludo. Nos leemos pronto.

1 comentario:

  1. jajaja yo de adolescente me quedé dormida de pie contra un muro!! Pero no me suele pasar ahora menos mal! jajaja BESOS!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...